La Asociación de Colegios Privados e Independientes CICAE valora positivamente que el Gobierno de España plantee una apertura de colegios gradual durante el tercer trimestre si las condiciones son favorables, sin embargo, manifiesta que existe desinformación en cuanto a las medidas sanitarias exigidas para poder llevarla a cabo con previsión y garantías.

Apoyamos la apertura gradual de los colegios en el tercer trimestre, si la crisis sanitaria evoluciona favorablemente. Los colegios necesitan información más concreta y detallada sobre las medidas que han de adoptar en pocas semanas, con el fin de contar con margen de actuación para garantizar la salud de alumnos y docentes. Precisamos conocer los criterios sanitarios (en cuanto a desinfección, mascarillas, control de acceso, higiene o medidas de distanciamiento) y cuestiones como el traslado de los alumnos, la apertura del comedor escolar o restricciones de espacios, pues consideramos que es coherente limitar por metros cuadrados de cada aula en vez de por número de estudiantes, para garantizar la separación de alumnos adecuadamente.

Los colegios han hecho un trabajo ímprobo para que los alumnos cuenten con educación no presencial de máxima calidad durante el confinamiento, pues en ningún caso damos por acabado el curso y enviamos un mensaje a estudiantes y familias para que continúen en su esfuerzo. El siguiente reto es afrontar una educación mixta, en la que nos encontraremos con clases con alumnos a distancia y otros que asistan de manera presencial.

Entendemos que la apertura se podría extender de manera controlada a todas las etapas educativas, en la medida que la crisis sanitaria lo permita y marcada por la voluntariedad. La vuelta escalonada serviría de aprendizaje para todos, no solo para reforzar la formación de los alumnos, también para que los propios colegios trabajen en una situación excepcional que se alargará en el tiempo y que deben preparar para que no influya negativamente en la educación del próximo curso.

Deben considerarse los aspectos académicos, pero también los emocionales y psicológicos de niños que llevan semanas encerrados en sus casas, privados de movimiento y socialización. Sería muy positivo para el equilibrio de los alumnos pasar unas semanas de restablecimiento de la normalidad, con el reencuentro y apoyo de compañeros y profesores. Sobre todo, por estas razones psicológicas, salvaguardando siempre las sanitarias, abogamos por un período de vuelta a las aulas de forma gradual y controlada en el tercer trimestre. Desde CICAE estamos dispuestos a participar en el complejo camino que conduce a la paulatina recuperación de la normalidad.