LA PE­DA­GO­GÍA DEL EJEM­PLO: Josefina Unturbe Jiménez

«Hice un colegio para mis hijos y los hijos de algunos amigos…. El tiempo nos dio la razón.»
Fifi Unturbe fue la fundadora del Colegio Virgen de Europa. Y en esta hora triste para la educación española es de justicia reconocer públicamente su legado y celebrar su obra.
Una obra ingente, construida a lo largo de más de 50 años de vocación docente. Desde 1961, año en el que se creaba un pequeño “Colegio Familiar”, hasta la merecida concesión de la medalla de Oro al Mérito en el Trabajo en el año 2011. La vida de Fifi fue el mejor ejemplo de todas las cualidades que quería para sus alumnos: el sentido del deber, el optimismo, la perseverancia, la lealtad y el esfuerzo.

En el ejercicio de estos valores asumió el reto de crear un colegio en un momento difícil, vedado a la iniciativa privada seglar y especialmente adverso para el emprendimiento femenino del cual fue pionera indiscutible, como también lo fue de la coeducación en las aulas de nuestro país.

Su voluntad de contribuir al sistema educativo español nace de sus inquietudes de pedagoga y psicóloga, pero fundamentalmente de madre. Desea para sus hijos un colegio diferente e innovador, en el que hacer verdad sus ideales docentes: la enseñanza activa, la formación integral, la educación personalizada, la colaboración estrecha con las familias, y el trabajo de un equpo de profesores de elevada calidad humana. Todo ello en un marco de libertad y de respeto por cada alumno, eje de su proyecto educativo, en el que tienen un lugar de prefencia las artes, el deporte, los idiomas y el fomento de las habilidades sociales y cognitivas.

Fifi construye así, valiente y fiel a cada uno de estos principios, un colegio de referencia nacional einternacional que obtiene el reconocimiento de Escuela de la Unesco. Y, en su afán por mejorar el modelo de aprendizaje en las primeras etapas de la infancia, en 1985 asume la Presidencia de la Organización Mundial para la Eduación Preescolar (OMEP)

Fifí tampoco cedió aen la defensa del derecho de la sociedad civíl para la creación de centros educativos, máxima expresión de la libertad en la que creía. En esta y otras batallas luchó junto a amigos entrañables, una generación excepcional de educadores a quienes España debe tanto. Hoy, el Colegio Virgen de Europa, que dirige con sumo acierto su hijo Enrique, es el mejor testimonio de que la obra bien hecha, permanece.

Casada desde 1953 con Ceferino Maestu, leal compañero de viaje y hombre de profundas convicciones sociales, la vida de Fifí no puede comprenderse sin su encuentro con él en la defensa de la dignidad del hombre. Esta comunión de ideales está en el corazón de toda su obra educativa, así como la vocación docente, o lo que es lo mismo, el amor, que proyectó en su marido, sus ocho hijos, sus amigos, sus colaboradores, y en cada uno de sus alumnos. << Los niños, si no son felices, no aprenden>>.

Todos los que la conocimos lloramos hoy su pérdida, y nos sumamos, con todo afecto, al dolor de su familia y al de la comunidad educativa del Colegio Virgen de Europa. Querida Fifí, descansa en paz.

 

 

 

 

NIE­VES SE­GO­VIA BO­NET
PRE­SI­DEN­TA INS­TI­TU­CIÓN SEK
JUN­TA DI­REC­TI­VA DE CI­CAE
ABC
25 de octubre de 2013

2018-01-31T14:06:43+02:00viernes, octubre 25, 2013|Noticias Institucionales|