¿Cómo serán los comedores escolares en el futuro?

¿Cómo van a evolucionar los comedores escolares en la próxima década?

¿Cómo van a evolucionar los comedores escolares en la próxima década?, ¿qué llegaremos a ver en nuestros platos en un futuro seguro que no muy lejano? Estas y otras preguntas nos las estamos planteando todos los días los responsables de bienestar y alimentación de los alumnos de los centros escolares. 

La mejora del bienestar de los niños y niñas es uno de los grandes retos y tendencias que afrontan los directivos de los colegios. Gestionar el cambio e implementar estas tendencias que van a venir, inexcusablemente, va a suponer una prioridad para los centros que quieran diferenciarse y anticiparse al futuro. 

Existen factores externos que debemos tener en cuenta para estar mejor preparados, como el agravado descenso demográfico que cambiará la pirámide poblacional y que, por tanto, provocará una menor escolarización de alumnos.

Asimismo, hemos evolucionado hacia una sociedad cada vez más concienciada con la adquisición de hábitos más saludables, con un consumo más responsable y sostenible, y un mundo cada vez más globalizado que cambia nuestra manera de vivir. 

Los responsables educativos miran a los países nórdicos, a sus modelos educativos y a la importancia que le dan a la alimentación dentro de sus proyectos. De hecho, existe un Manifiesto de la cocina Nórdica donde priorizan la alimentación de temporada, sostenible, ética y de calidad.

Debemos aspirar a que el comedor tenga la consideración de ESPACIO EDUCATIVO INTEGRAL, llegar a crear lo que nosotros llamamos “COMEDORES FELICES”. Un buen ejemplo de educación en buenos hábitos para una vida saludable es el “método shokuiku”. Shokuiku es una filosofía japonesa destinada a fomentar hábitos alimenticios saludables entre los ciudadanos. Proporciona pautas sobre cómo y qué debemos comer. También está diseñada para cambiar la forma en que pensamos  sobre la comida.

¿Qué pasos debemos dar?

  • Espacios: debemos pensar en lugares donde según entras “te den ganas de comer”. Espacios  cómodos, amplios, luminosos, prácticos, poco ruidosos. 
  • Los cambios arquitectónicos y de mobiliario deben dar lugar a cambios educativos.
  • Rol del monitor: el monitor tiene una responsabilidad e importancia relevante en este nuevo modelo. Debe tener una formación constante para poder ser un  facilitador y formador de estos nuevos hábitos, atendiendo a las relaciones humanas, con  habilidades emocionales, asertivas y de comunicación.
  • Oferta gastronómica: ha de ser diferente e innovadora con la irrupción de nuevos productos y alimentos en base a proteínas vegetales más saludables y sostenibles como alternativa a productos cárnicos y frituras, reinventando recetas tradicionales.

Pensando en continuar con lo que hacemos actualmente, cada vez hay que introducir más fruta y verdura, más alimentos de proximidad, productos de cercanía y ecológicos, desechando los productos procesados, los fritos.

Las empresas profesionales que dan servicio a los colegios cuentan con tecnologías más avanzadas que mejoran el cocinado y la gestión de la cocina y comedor.

Un ejemplo de método propio que te ayudará a impulsar el cambio es el método Bor – Bor, con el que te ayudamos a crear tu propio comedor escolar, hecho a tu medida.

You may also be interested in

Scroll to Top