La Asociación de Colegios Privados e Independientes CICAE considera que la propuesta del Gobierno en cuanto a las ayudas de reconstrucción para compensar la crisis sanitaria de la COVID-19 en Educación han de dirigirse a colegios sostenidos con fondos públicos y familias en función de sus necesidades. Independientemente de su titularidad, ya sea escuela pública o concertada, las consecuencias de esta situación no han sido las mismas para todos los centros. Tampoco ha sido igual en todas las zonas del país. Se ha de tener en cuenta la brecha digital existente y el apoyo que precisa cada colegio en concreto para beneficiar al alumnado más vulnerable.

Es imprescindible que, dejando a un lado si la escuela concertada en su totalidad recibe un incremento de fondos públicos para paliar la crisis sanitaria, se realice un mayor control de las cuotas que cobran a las familias. CICAE lleva años insistiendo en las irregularidades de parte de la escuela concertada, que exige pagos a los padres en etapas de educación obligatoria, en contra de la legislación vigente. Las familias atraviesan ahora una situación de mayor dificultad económica, por lo que las Administraciones Públicas han de velar aún más por su acceso a la educación en el centro sostenido con fondos públicos que elijan, sin sufrir indefensión ante condiciones no contempladas por la ley.

Desde la asociación defendemos que la mayor equidad en el reparto de ayudas públicas se conseguirá si se tienen en cuenta las necesidades de los colegios respecto a la inversión tecnológica que precisan, la contratación de profesorado, la protección de la salud y, sobre todo, si se dirigen directamente a las familias que más están sufriendo las consecuencias de esta crisis.