La Asociación de Colegios Privados e Independientes CICAE pide adoptar las medidas necesarias para que el curso escolar trascurra con la mayor normalidad posible y los alumnos continúen aprendiendo a través de sus clases virtuales en este complicado escenario que permite el plan de contingencia del COVID-19, sin que suponga poner freno al avance de contenidos.

En el debate surgido dentro del Consejo Escolar del Estado, en el caso de que las clases presenciales no pudieran retomarse, se ha planteado que el último trimestre se tome como recuperación de los meses anteriores y que, de volver a las aulas en las últimas semanas, estas semanas sirvan para repasar temario ya impartido.

Tenemos la responsabilidad de garantizar el derecho a la educación de todos los alumnos, trasmitir a la sociedad que somos capaces de ayudarles a avanzar en su aprendizaje. Hemos de utilizar cuantas herramientas y tecnología estén a nuestro alcance para brindar una formación de calidad en este escenario, siempre en estrecha colaboración con las familias y teniendo en cuenta sus recursos.

Entendemos que cada colegio y familia tienen sus circunstancias y surgen muchas dificultades, por ello, es preciso que la Administración encuentre soluciones que se dirijan a facilitar medios para aquellos que no los tienen. En casos de mayor dificultad, el repaso y refuerzo puede ser una opción positiva, pero no implica que deba ser una normal general para todos.

La salud y el estado emocional de niños y jóvenes es una preocupación de la comunidad educativa, pues son días de gran estrés y tensión en los hogares. Por eso, ahora más que nunca, necesitan mantener sus rutinas de aprendizaje y estudio que les motiven a sobrellevar esta situación excepcional con la mayor normalidad posible.

La evaluación de los cursos donde no se exige una titulación no debería ser la preocupación prioritaria en este momento. Confiamos en la experiencia y profesionalidad de nuestro cuerpo docente, que cuenta con evidencias de la evaluación continua y del rendimiento académico del alumnado a lo largo del curso, así como herramientas muy válidas para valorar su aprendizaje durante la educación a distancia.

Estamos de acuerdo en que el calendario ha de proseguir según estaba previsto y no ampliar las clases en julio y agosto, para que los alumnos tengan opción a desconectar, descansar y afrontar con energía la vuelta al colegio en septiembre. Los estudiantes no están de vacaciones, se encuentran trabajando y desarrollando otras competencias como la autonomía, la resiliencia, la organización, la tolerancia y la frustración para enfrentarse a una nueva situación, en la que son más responsables de su propio aprendizaje.