Desde CICAE nos alegramos de que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado que presentó ayer el Gobierno no contemple la eliminación de la exención del IVA educativo, pero es necesario que esta medida no aparezca a lo largo de la tramitación ni en próximas ocasiones.

Consideramos que en los debates sobre la educación privada en ocasiones se minusvalora el servicio público que ofrecemos, como si únicamente se tratara de una fuente de recaudación, dejando de lado la gran incidencia que la medida tendría en las familias, en la sociedad y el papel tan importante que juega el sector educativo en la modernización del país.

La asociación sigue teniendo la preocupación de que exista la posibilidad de que se graven los servicios complementarios, como puedan ser los comedores escolares o las actividades extraescolares, que afectaría a millones de familias.

Creemos que sería más productivo para el país que, en lugar de discutir sobre la posibilidad de encarecer la educación para las familias, trabajemos ya junto al Gobierno para canalizar de forma eficaz los fondos de reconstrucción europeos destinada al I+D+i a la digitalización de la educación y a la mejora de la propia formación que se brinda a los alumnos.

También se ha tener en cuenta el momento de crisis actual en el que nos encontramos, en el que necesitamos contar con la seguridad jurídica necesaria para seguir invirtiendo en fomentar la digitalización y la seguridad e higiene de nuestras aulas.