España es un país lleno de contrastes en un territorio no excesivamente grande. Los diferentes climas, paisajes y costumbres cambian, tanto si nos fijamos en las distintas zonas interiores de España, como si nos encontramos junto al mar.

Sin embargo, todo el territorio está barnizado por una historia común de más de 500 años y el idioma español, la segunda lengua más hablada del mundo. Un país marcado por la influencia de haber sido, durante cientos de años, un grandioso imperio en el que nunca se ponía el sol.

El desarrollo de España durante los últimos 40 años se ha caracterizado por la estabilidad de una democracia moderna, bajo el paraguas de una monarquía parlamentaria. Todo ello ha proporcionado al país una estabilidad extraordinaria que permitió, a finales del siglo XX, un crecimiento económico y una mejora del bienestar social que se llegó a denominar en Europa “el milagro español”.

Variedad cultural, gastronómica y de costumbres en ciudades que ofrecen un alto nivel de seguridad y bienestar

En el centro de la Península Ibérica se encuentran las comunidades autónomas de Castilla-León, Navarra, Aragón, Madrid y Castilla-La Mancha.

Ciudades como Zaragoza, Madrid o Toledo, tienen como rasgos comunes su gran importancia histórica, un extraordinario patrimonio cultural, un buen desarrollo industrial, agrícola y/o ganadero, y una magnífica oferta de servicios de calidad, tanto públicos como privados.

Entre estos últimos debemos destacar la calidad de la sanidad pública (una de las mejores del mundo), seguridad (policía, bomberos y protección civil) y la excelente oferta educativa, con algunos colegios y centros universitarios a la altura de los mejores del mundo.

A esto hay añadir una atractiva variedad culinaria, con productos autóctonos muy bien elaborados y una oferta deportiva amplia, tanto para su práctica como para disfrutar de sus espectaculares equipos de fútbol y baloncesto en las competiciones continentales más importantes.

La ciudad de Zaragoza, actualmente la quinta ciudad de España en número de habitantes, ha protagonizado momentos trascendentales de la historia del país a través de sus más de dos mil años de antigüedad.

Madrid, cuya historia está marcada por el establecimiento en ella de la corte real en 1561 como capital del reino, es el centro económico, político, cultural y financiero del país.

Y Toledo, ciudad declarada por la UNESCO en 1986 “Patrimonio de la Humanidad”, es conocida como la ciudad de las tres culturas y religiones (judía, musulmana y cristiana).

Ciudades a la medida del alumno internacional

La vida en estas ciudades es tan tranquila y apacible, como excitante y llena de oportunidades.

¿Y para un joven estudiante adolescente? Sin ninguna duda, una experiencia muy provechosa e inolvidable. Provechosa, porque poder cursar estudios en uno de los mejores colegios de España, aprendiendo el idioma de Cervantes y de cientos de millones de habitantes del planeta, es un gran privilegio. E inolvidable, porque la juventud y la sociedad española están llenas de vida, son muy abiertas y favorecen que se establezcan relaciones personales duraderas, enriqueciendo la vida personal del estudiante y ayudando a que mantenga el nivel de español adquirido.

Tanto en Toledo, como en Zaragoza, como por supuesto en Madrid, la oferta de colegios, bien con currículos internacionales, bien de sistema educativo completamente español, es variada y de mucha calidad.

Esto ofrece a cualquier estudiante la posibilidad de tener una experiencia educativa en el corazón de un país con unas excelentes redes de comunicación que le permitirán desplazarse cómodamente para conocer más a fondo la geografía, la historia y las costumbres de uno de los países más saludables del mundo.

Según un estudio publicado por el Instituto para la Medición y Evaluación de la Salud de Seattle, España es el país que tendrá la esperanza media de vida más alta en 2040, alcanzando los 85,8 años.

No existen muchas opciones tan acertadas a la hora de buscar una educación global y completa para los jóvenes, como la de ofrecerles la experiencia de poder aprender o perfeccionar su español, conocer los lugares más interesantes del país y estudiar en uno de los prestigiosos colegios BSS (Best Schools in Spain).