Llegar a Bachillerato no es una tarea fácil, ni mucho menos, el estudiante cursa sus múltiples asignaturas para demostrar, de forma asertiva e inteligente, el manejo de competencias específicas que validen invariablemente una larga trayectoria como estudiante no universitario. Una camino longitudinal que toca sensiblemente todos los estadios del aprendizaje emocional, social y cognitivo en constante evolución y desarrollo humano.

Echemos una mirada atrás, desde los primeros años cuando el niño descubre con curiosidad un mundo imaginario en Infantil, pasa después por sorprendentes experiencias y conocimientos ávidos por aprender en Primaria y, seguidamente, construir representaciones y significados mucho más complejos para comprender la realidad que existencialmente rodea al adolescente en secundaria. Todo lo que ha recogido el estudiante durante cada año de escolaridad refleja de forma retrospectiva la virtud que se ha forjado hasta llegar a la última etapa gracias a su dedicación, perseverancia y motivación para conseguir un futuro profesional.

 

¿Dónde radica el logro de los Best Schools in Spain en torno al éxito de un Bachillerato excelente y con calidad?

La excelencia del Bachillerato en los Best Schools in Spain tiene mucho que ver con la calidad de los profesionales y cómo estos han acompañado al alumno durante su última etapa de formación no universitaria. Entre estos profesionales, contamos con una especial dedicación de los profesores de asignaturas, los tutores o los especialistas del departamento de orientación y programas específicos de Orientación Universitaria, donde se guía a los jóvenes con una atención y dedicación personalizada.

El acompañamiento contempla una comunicación fluida, sin perder de vista los propios intereses del alumno, ayudándoles si es necesario a que tomen consciencia de sus capacidades, habilidades cognitivas, motrices y sociales para afrontar su inminente formación profesional y su relación objetiva con lo que demandan académicamente las distintas ofertas universitarias.

En esta Etapa de Bachillerato, nuestros colegios presentan y trabajan las asignaturas atendiendo de forma significativa el rendimiento del alumno y su predicción de éxito. La misión del profesor cambia drásticamente, de pasar hacer un transmisor de información y conocimientos a un profesional que facilita y acompaña el aprendizaje de sus alumnos. Esto evidencia un cambio sustancial para la autonomía del estudiante, en el que evoluciona de ser un mero espectador a convertirse en un comprometido y responsable actor capaz de autoliderarse.

 

¿Qué circunstancias educativas impulsan ese cambio?

 

  • La selección y adquisición de competencias de alto nivel cognitivo, procedimental y actitudinal del estudiante son un referente esencial para acceder al mercado universitario, procurando que la relación Bachillerato-Universidad-Profesión se sitúen en una realidad significativa.
  • Los objetivos se conciben esencialmente con el manejo asertivo de habilidades del pensamiento y el desarrollo de destrezas específicas, sin olvidar que todas estas exigen un conocimiento previo.
  • La organización del aprendizaje es modulable, flexible. El planteamiento de los espacios educativos son diversos, se construyen de acuerdo a la demanda. El aula de clases deja de ser el único espacio donde se produce el aprendizaje.
  • Las clases presenciales son flexibles. Se adaptan a las necesidades del alumno focalizando la atención personalizada y el seguimiento de pequeños grupos de trabajo: monografías, proyectos, trabajos de campo e indagación. El tiempo que el estudiante dedica al aprendizaje con su trabajo personal se considera como tiempo que ha invertido presencialmente en una clase.
  • En lo curricular, se seleccionan los contenidos más fundamentales de la asignatura y se potencia mucho más las competencias y destrezas específicas del pensamiento.
  • El alumno de Bachillerato ya es capaz de autoevaluar su propio proceso de aprendizaje. A través de esta autoevalución o co-evaluación con la ayuda de su profesor, toma consciencia de sus propias competencias y cómo estas se han autogestionado de acuerdo a distintas situaciones de aprendizaje.

Los colegios pertenecientes al círculo Best Schools in Spain ofrecen un Bachillerato en España de máximo nivel, adaptados a las exigencias que demanda la sociedad de nuestro siglo y en la que docentes, orientadores y demás profesionales de estos centros realizan un seguimiento de la evolución y decisiones del alumno.